Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los inocentes.

A pesar de que hoy lo asociamos a realizar bromas, es el día en el que se conmemora la matanza de todos los niños menores de 2 años nacidos en Belén, ordenada por Herodes con el fin de deshacerse del recién nacido Mesías.