18 de Mayo de 1781 : Asesinato de José Gabriel Condorcanqui (TUPAC AMARU)

José Gabriel Condorcanqui Noguera, llamado igualmente José Gabriel Túpac Amaru1​2​3​ (Surimana, Canas, Virreinato del Perú, 19 de marzo de 1738 – Cuzco, 18 de mayo de 1781), conocido posteriormente como Túpac Amaru II o simplemente Túpac Amaru (en quechua, «serpiente resplandeciente»), fue un caudillo indígena y líder de la mayor rebelión anticolonial que se dio en Hispanoamérica durante el siglo XVIII denominada la «Gran rebelión». Esta se desarrolló en el Virreinato del Río de la Plata y el Virreinato del Perú, pertenecientes al Reino de España, y se inició el 4 de noviembre de 1780 con la captura y posterior ejecución del corregidor Antonio de Arriaga.

Se trataba de un personaje de origen mestizo en el que confluía la sangre inca con la criolla. Descendía de Túpac Amaru I, último Inca de Vilcabamba quien fue ejecutado por los españoles en el siglo XVI. Además, a la muerte de su padre, hereda el curacazgo de Surimana, Tungasuca y Pampamarca. Era adinerado y se dedicaba al comercio ya que poseía un negocio de mulas4​. Por otro lado, fue criado (hasta los 12 años) por el sacerdote criollo Antonio López de Sosa y luego en el Colegio San Francisco de Borja, mostró preferencia por lo criollo llegando a dominar el latín y a utilizar refinadas vestimentas hispanas5​. Sin embargo, posteriormente se vistió como un noble inca, hizo uso activo de la lengua nativa quechua en su vida y proclamas, y fue excomulgado por la Iglesia católica.

Encabezó el mayor movimiento de corte indigenista e independentista en el Virreinato del Perú. Fue el primero en pedir la libertad de toda Hispanoamérica de cualquier dependencia, tanto de España como de su monarca, implicando esto no sólo la mera separación política sino la eliminación de diversas formas de explotación indígena (mita minera, reparto de mercancías, obrajes), de los corregimientos, alcabalas y aduanas (14 de noviembre de 1780). Además, decretó la abolición de la esclavitud negra por primera vez en la misma Hispanoamérica (16 de noviembre de 1780). Su movimiento constituyó un «parteaguas», debido al cual las autoridades coloniales eliminaron a la ya escasa clase indígena noble y acrecentaron la represión contra lo andino por el temor de que algo así se repitiese.

En Perú ha sido reconocido como el fundador de la identidad nacional3​ peruana. Fue utilizado como una figura capital para el régimen velasquista (1968-1975) y desde entonces ha permanecido reivindicado en el imaginario popular.