19 de Junio de 1764 : Nacimiento de José Gervasio Artigas.

José Gervasio Artigas (Montevideo, Virreinato del Perú, 19 de junio de 1764-Quinta Ybyray de Asunción, Paraguay, 23 de septiembre de 1850) fue un militar y estadista rioplatense que actuó durante la Guerra de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata y que se destacó por ser el heraldo del federalismo en lo que hoy son Argentina y Uruguay.2​3​4​ Recibió los títulos de «Jefe de los Orientales» y «Protector de los Pueblos Libres». Es honrado en ambas márgenes del Río de la Plata, siendo el máximo prócer de Uruguay y también prócer en la Argentina.

José Gervasio Artigas nació el 19 de junio de 1764 en Montevideo, que entonces formaba parte del Virreinato del PerúImperio español.

Fue hijo del militar Martín José Artigas Carrasco y de su esposa Francisca Antonia Pasqual. El matrimonio tuvo seis hijos, siendo José el tercero, según la partida que luce al folio 209 del libro primero de bautismos de la catedral de Montevideo.Nota 1​ Su abuelo, Juan Antonio Artigas Ordovás (oriundo de la localidad aragonesa de Puebla de Albortón) y su abuela Ignacia Xaviera Carrasco y Melo-Coutiño, habían sido de los primeros pobladores de la ciudad. Sus abuelos vinieron de ZaragozaBuenos Aires y Tenerife, en las Islas Canarias. Formaba parte de una de las familias más acaudaladas de Montevideo: su padre era propietario de campos y fue el primer capitán de milicias, desempeñando el cargo de oficial real.

Sus hermanos fueron Martina Antonia, José Nicolás, Manuel Francisco, Pedro Ángel y Cornelio Cipriano. Los dos últimos fallecieron antes de 1806.

Ocho años después de su bautismo, José Artigas, junto con varios de sus hermanos y su propio padre, recibió el sacramento de la confirmación, el 24 de diciembre de 1772, en la estanzuela de Melchor de Viana, siendo padrinos este y su esposa Rita Pérez.

Artigas pasó estos primeros años en la ciudad y en la chacra de su padre, ubicada junto al arroyo Carrasco. Recibió en su niñez la mejor educación que en la época se podía dar en su ciudad, la cual consistía en la enseñanza primaria, impartida por los padres franciscanos del convento de San Bernardino.