Cada 12 de noviembre se celebra, por disposición de la OMS, el Día Mundial de la Lucha contra la Obesidad.

Este día se estableció para contribuir a que los gobiernos, instituciones y organizaciones de todos los países aúnen esfuerzos para prevenir y tratar la obesidad, creando conciencia sobre la necesidad de modificar hábitos alimentarios y formas sedentarias de vida.
El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).
 
La prevención debe centrarse en la modificación de hábitos de vida tales como dieta alimentaria inadecuada o sedentarismo. Deber ser especialmente estimulados por programas educativos que impulsen la incorporación de frutas y verduras y pocas grasas, y una actividad física centrada en los deportes.