Cada 29 de agosto se celebra en Argentina el Día del Árbol.

El Día del Árbol es para recordar la importancia de proteger los árboles y el monte nativo.
Fue establecido en 1900 por iniciativa del Dr. Estanislao Zeballos desde el Consejo Nacional de Educación.
 
Importancia de los árboles y sus beneficios:
Los árboles son la fuente de vida indispensable de este planeta, y no sólo hablamos de los ecosistemas de los que forman parte o el simple hecho de que son los “pulmones del mundo”, los árboles son vitales para que el ser humano y otras especies puedan sobrevivir. La vida en este suelo que habitamos comenzó con las primeras formas de vida, cuando las plantas comenzaron a oxigenar el aire y permitieron así la vida tal como la conocemos.

Todos los árboles y especies arboladas, se encargan de tareas indispensables para que haya vida en donde hoy estás parado. Sus funciones son variadas, y van desde transformar el dióxido de carbono en oxígeno, evitar las erosiones de tierra, mitigar las inundaciones por los efectos de las grandes lluvias, hasta de proveer alimentación a la gente gracias a sus sabrosos frutos.

Los árboles son importantes también pues permiten refrescar las viviendas gracias a su sombra en verano, logrando así reducir el consumo de energía eléctrica con aires acondicionados, aparte de esto, también relacionado a esto es interesante saber que los árboles ayudan a reducir la exposición directa de rayos UV-B en aproximadamente un 50 por ciento, esto significa que también cuidan de nuestra salud previniendo enfermedades como el cáncer de piel y otras afecciones.

Los árboles ayudan a sanar más rápido a las personas enfermas, estar rodeados de espacios verdes que incluyen árboles ayudan a que los pacientes puedan sanar más rápido en centros hospitalarios o casas de salud.

Un solo árbol es un complejo ecosistema que mantiene a numerosas especies de invertebrados (insectos, arácnidos), así como vertebrados (aves, reptiles y mamíferos), que encuentran en él su alimento, por medio de las hojas, yemas, brotes o frutos, y refugio. Sobre su corteza crecen hongos, líquenes y plantas parásitas, quienes se nutren de su savia, y epifitas (crecen sobre ellos, pero no les hacen daño), como las lianas, que los utilizan como punto de apoyo para acceder a las alturas donde abunda la luz. Entre las raíces abundan las larvas de los insectos, gusanos que viven en el subsuelo, los ácaros y los roedores.

Motivos suficientes para plantar árboles, cuidar los bosques, el monte nativo y en esta fecha celebrar el reconocimiento a los múltiples servicios que presta el árbol a la vida y a la actividad humana.