Cada 8 de diciembre, los católicos celebran el Día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Este día se aprovecha para armar el árbol de Navidad.

Más allá de esto, este día fue declarado, precisamente, un 8 de diciembre, pero de 1854, por el entonces Papa Pío IX, quien recibió varios pedidos de diferentes universidades católicas del mundo.

«Declaramos que la doctrina que dice que María fue concebida sin pecado original, es doctrina revelada por Dios y que a todos obliga a creerla como dogma de fe«, sostuvo el Papa durante el anuncio en la Basílica de San Pedro y ante una multitud de fieles presentes.

Luego de ello, sonaron 300 campanas de las torres de Roma y volaron varias palomas mensajeras. Además, iglesias de todo el mundo celebraron en honor a la Inmaculada Concepción.