El 10 de mayo de 1508 Miguel Angel comienza a pintar la Capilla Sixtina, en el Vaticano.

La obra fue realizada en cuatro años de duro trabajo y su tema es la historia de la humanidad en el período que precede al nacimiento de Cristo.