El 19 de mayo de 1974 se creó el Cubo de Rubik.

Gracias al húngaro Ernö Rubik. Escultor y profesor de arquitectura, creó este objeto para ayudar a sus alumnos a entender la geometría tridimensional. Su inventor lo bautizó originalmente como el Cubo Mágico.