El 2 de mayo de 1982, durante la Guerra de Malvinas, el submarino británico Conqueror hundió el crucero argentino General Belgrano y fallecieron 323 tripulantes.

En el momento del ataque con tres torpedos, el Belgrano se encontraba fuera de la zona de exclusión.
El hundimiento del crucero argentino permitió a los británicos la superioridad naval en la zona.
El hecho generó una polémica en ambos países, al haberse producido fuera del área de exclusión establecida por el Gobierno británico alrededor de las islas. Es el único caso de un barco hundido en guerra por un submarino nuclear