El 21 de abril de 1984 falleció el escritor y crítico Manuel Mujica Láinez. Más conocido como “Manucho”.

Obtuvo gran éxito por su ciclo de novelas históricas-fantásticas constituidas por Bomarzo (1962), El Unicornio (1965) y El laberinto (1974) y por sus cuentos reunidos en Aquí vivieron (1949) y Misteriosa Buenos Aires (1950).

Origen familiar y primeros años
Manuel Mujica Lainez «Manucho» había nacido en Buenos Aires el 11 de septiembre de 1910, en una familia de orígenes aristocráticos y emparentada con las familias patricias y fundadoras de la Argentina. Era hijo de Manuel Mujica Farías y Lucía Lainez Varela.

Su madre, que dominaba el idioma francés, escribía obras de teatro. Por eso Manuel tuvo sus comienzos literarios a los seis años escribiendo una obra de teatro. El padre era un hombre que «fue una especie de solterón siempre», según el mismo «Manucho» pudiera haber sido su abuelo y era un adinerado «clubman» ya que fue su padre cuando tenía 36 años siendo mucho mayor de edad que la madre.

Su abuelo paterno era Eleuterio Santos Mujica y Covarrubias —un descendiente de Juan de Garay, quien fuera gobernador de Nueva Andalucía del Río de la Plata desde 1578 hasta 1583 y fundador de las ciudades de Santa Fe en 1573 y Buenos Aires en 1580— que le inculcó el amor a la tierra natal. El abuelo materno era Bernabé Lainez Cané, quien le transmitió el gusto por la literatura. La abuela materna era Justa Varela, una sobrina de Juan Cruz y Florencio Varela.

La infancia de Manuel Mujica Lainez estuvo muy influida por un accidente que sufrió: siendo muy niño cayó sobre una cacerola con agua hirviendo, por lo cual se quemó gran parte de su cuerpo, y durante su convalecencia sus parientas para consolarlo le contaban cuentos, muchos de ellos basados en anécdotas reales de la historia argentina, de esta manera sus cuatro tías le influyeron mucho y siempre las recordó con mucho afecto, como por ejemplo, Ana María Lainez le influyó con su orientalismo, relatándole creencias de Asia. También fue muy influyente su abuela materna. Tenía un hermano que tras criarse en París se dedicó a ser periodista en Estados Unidos.

En 1923 su familia se trasladó a Europa, una costumbre habitual de la clase alta de la época. Residieron primero en París, donde estudió en la École Descartes4​ y posteriormente en Londres, donde continuó su formación con un tutor, Mr. White. Regresó a su país natal en el año 1928 junto con su hermano menor y su padre, y terminó sus estudios en el Colegio Nacional de San Isidro.5​ Por insistencia de su familia, comenzó la carrera de Derecho, pero abandonó ese mismo año.

Comienzos de su carrera
En 1932 accedió como redactor al diario La Nación, inicialmente en la sección de noticias de sociedad. Continuaría colaborando tanto en La Nación como en otras publicaciones (como la revista El Hogar) como crítico de arte y cronista de viajes. Muchos de sus artículos fueron recogidos y publicados en libro.

En 1936 se casó con Ana de Alvear Ortiz Basualdo, también de familia aristocrática, con quien tendría tres hijos (Diego, Ana y Manuel). Ese mismo año publicó su primer libro, Glosas castellanas, una serie de ensayos centrados en su mayor parte en el Quijote.

En 1939 publicó su primera novela, Don Galaz de Buenos Aires. Le siguen las biografías de su antepasado Miguel Cané (padre) (1942) y de los poetas gauchescos Hilario Ascasubi (Vida de Aniceto el Gallo, 1943) y Estanislao del Campo (Vida de Anastasio el Pollo, 1947).