El 24 de abril se conmemora el Día Mundial en Contra de la Meningitis.

   El fin es concientizar e informar anualmente a las personas sobre una enfermedad que en tan solo 24 horas puede acabar con una vida. La meningitis es una infección o inflamación de la capa que cubre el cerebro, las meninges, y de la médula espinal. Puede ser causada por virus o infecciones bacterianas como el neumococo, meningococo y heamophilus influenzae.

Síntomas
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) los síntomas clásicos de meningitis incluyen fiebre alta, dolor de cabeza, rigidez de cuello, náuseas, vómitos, fotofobia (sensibilidad a la luz) y confusión. Sin embargo, son similares a los que manifiesta un paciente con una infección viral aguda como la fiebre. También se puede manifestar con síntomas gastrointestinales como la diarrea. [single-related post_id=»undefined»] Diagnosticar esta enfermedad puede llegar a ser complejo. Requiere una adecuada evaluación clínica del paciente. La mejor manera de obtener un resultado contundente es mediante análisis de sangre o del liquido cefalorraquídeo. De hecho, según CDC una de cada diez personas que se contagia morirá a causa de la enfermedad. El 10 o 20 % de los sobrevivientes presentará secuelas como amputación, sordera o daño cerebral.