1 de enero de 1962. Los Beatles audicionan para la discográfica Decca en Londres.

La banda de Liverpool graba 15 temas y los directivos los rechazan. Como el manager Brian Epstein pagó por las horas en el estudio, las cintas son de su propiedad y no de Decca, que no podrá comercializar un documento histórico. Al despedirse de los ejecutivos, Epstein vaticina que la banda que representa será más grande que Elvis. En la prueba de Decca, entre varios covers, se grabaron temas de John Lennon y Paul McCartney que no tendrían vida comercial una vez que firmaron con EMI, como “Like Dreamers Do” y “Hello Little Girl”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×