El 10 de noviembre se celebra el Día del Dibujante en Argentina.

En honor a Alberto Breccia y dedicado a todos los dibujantes e ilustradores.

Un ilustrador o un dibujante es una persona que se dedica al dibujo de manera profesional o bien como un aficionado.  Mediante su trabajo, plasma su cosmovisión  en dibujos de diferentes estilos.

Algunos pueden ir acompañados de textos que complementan lo artístico,  mientras que, en otros casos, el dibujo opera con independencia de las letras. Las ilustraciones más frecuentes son artísticas, sin embargo existen las ilustraciones documentales y técnicas entre otras.

El día 10 de noviembre, responde a una iniciativa de la Asociación de Dibujantes argentinos, en honor a uno de los artistas latinoamericanos más influyentes, el dibujante e ilustrador uruguayo Alberto Breccia, quien falleció  en la provincia de Buenos Aires el 10 de noviembre de 1993.

Alberto Breccia nació un 15 de abril de 1919 en Montevideo Uruguay pero realizó la mayor parte de su carrera en Argentina, donde se mudó de pequeño con su familia y se consagró como un pionero de las historietas y una  influencia indiscutible de las próximas generaciones por su  talento con el lápiz.

Su labor como dibujante comenzó en 1938 en la ciudad de Mataderos donde escribía artículos  para la revista barrial “El Resero” y dibujaba las tapas.

Sin embargo su primer experiencia como dibujante profesional fue el año próximo en 1939  cuando ingresa a la editorial de Manuel Láinez, el importante político y periodista argentino, conocido de renombre por ser impulsor   de la ley de creación de escuelas públicas conocida como Ley Láinez.

Breccia se destacó por dedicarse a la historieta y entre sus obras más conocidas  se encuentran: Sherlock Time, Ernie Pike, Mort Cinder, Vida del Che Guevara y una adaptación de El Eternauta, todas con guiones de Héctor Germán Oesterheld, así como Perramus con guion de Juan Sasturain.

También al ser un artista multifacético, se interesó por otras variantes como las artes plásticas, la pintura, el dibujo en tinta china, entre otras actividades.

A pesar de ser uruguayo, se lo estima como uno de los mayores representantes de la historieta argentina y un  icono de la historieta mundial.

Por otro lado, en el campo de lo ideológico, la extensa obra de Breccia lo destaca también  como un referente del arte vinculado a los derechos humanos y a su  resistencia al autoritarismo.

 

En el año 2008, entre enero y agosto participó póstumamente, con dibujos originales cedidos por el Museo del Dibujo y la Ilustración, en la muestra Homenaje a la Historieta Argentina, realizada en el Centro Nacional de la Imagen, en Angouleme, Francia.