El 15 de julio de 2010, Argentina aprobó en el Senado el proyecto de ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, al igual que la adopción por parte de los mismo.

Fue con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones, transformándose en el primer país latinoamericano en implementarlo. Durante esos primeros 6 meses, se registraron unas 1100 parejas.