El 20 de abril de 1992, a cinco meses de su muerte, se realizó el concierto homenaje a Freddie Mercury. Más de 70 mil personas acudieron al estadio de Wembley.

La audiencia estimada de la retransmisión del concierto fue de 500 millones de personas, y la recaudación de 20 millones de libras.3​ El objetivo del evento, aparte de homenajear al artista, era concienciar a la gente sobre la existencia del sida y recaudar fondos para la Mercury Phoenix Trust, la fundación que crearon el resto de los integrantes de Queen tras la muerte de Mercury.

El concierto reunió a varios artistas: Metallica, Guns N’ Roses, Extreme, David Bowie, Elton John, Def Leppard, Ian Hunter, Mick Ronson, Seal, George Michael, Roger Daltrey, Robert Plant, Bob Geldof, Tony Iommi, Zucchero Fornaciari, Lisa Stansfield, Liza Minnelli, Annie Lennox, Spinal Tap, Paul Young y Chris Thompson.

Freddie Mercury murió de sida —a causa de una afección pulmonar relacionada con esta dolencia—, por la época una enfermedad poco conocida, el 24 de noviembre de 1991. Brian May, John Deacon y Roger Taylor, los miembros con vida de Queen decidieron organizar un concierto para rendir homenaje a su compañero y amigo Freddie Mercury.

Durante el concierto en el antiguo estadio de Wembley, en lo más alto del escenario, se colocó una figura de un Fénix gigante, el cual es el símbolo distintivo de la Mercury Phoenix Trust, fundación contra el VIH, y fue presidido por Mary Austin, amiga y compañera sentimental de Freddie Mercury. Los derechos de transmisión de televisión, radio; y lo recaudado con la venta de las entradas fue destinado a esta causa.