El 26 de mayo de 1897 se publicó la novela “Drácula”, de Bram Stoker.

Una de las figuras que inspiró a Stoker, fue Vlad el Empalador, tirano medieval de Valaquia que empalaba a sus enemigos, quien recibió el sobrenombre de Draculea, hijo del diablo.