El 4 de agosto de 1944, Ana Frank y su familia fueron capturados por la Gestapo.

Ana había comenzado a escribir su diario el 9 de julio de 1942, mientras se escondían para evitar ser deportados a campos de exterminio. Falleció de tifus en marzo de 1945 en el campo de concentración de Bergen-Belsen.