El 4 de mayo de 1982, en el marco de la Guerra de Malvinas.

Un avión argentino hunde con un misil el destructor británico Sheffield, la nave más moderna de la flota. El misil era un Exocet de fabricación francesa y fue uno de los golpes más duros que recibió Gran Bretaña.