El 1° de mayo de 1853 se sancionó en Argentina la Constitución nacional.

Fue aprobada en Santa Fe por representantes de trece provincias con el objetivo de poner fin al ciclo de las guerras civiles y sentar las bases de la Organización Nacional.

La Constitución de 1853 tomó como modelo la Constitución de Estados Unidos, inspirada en los principios del liberalismo clásico y la doctrina política del federalismo. Estableció un sistema republicano, en una época en la que predominaba universalmente la monarquía, con división de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, con predominio del Poder Ejecutivo conformando un régimen presidencialista, limitado por un congreso bicameral, con el objetivo de equilibrar la representación poblacional (Cámara de Diputados) con la representación igualitaria de las provincias (Cámara de Senadores). Paralelamente estableció una federación de provincias autónomas cada una de ellas con sus propios poderes ejecutivo, legislativo y judicial, con facultades exclusivas y también compartidas con el Estado nacional.